Penka

Por varias décadas, se asumía que la única responsabilidad de las empresas era únicamente generar utilidades, sin importar el impacto social y ambiental ligado a sus actividades. Actualmente, esto esta cambiando, ya que la empresa debe tomar en cuenta que sus actividades tienen un efecto tanto positivo como negativo en la sociedad.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se define como el compromiso continuo de los negocios por comportarse éticamente y contribuir al desarrollo económico; mejorando la calidad de vida de los trabajadores y sus familias, así como, de la comunidad local y de la sociedad. En pocas palabras, es la responsabilidad de las empresas por sus impactos en la sociedad.

Para ello, las empresas buscan la preservación del medio ambiente y la sustentabilidad de las generaciones futuras, con una visión que integran el respeto por las personas, los valores éticos, la comunidad y el medio ambiente. Por esta razón, las Empresas Socialmente Responsables (ESR) tienen un valor agregado y una ventaja competitiva.

Estamos muy felices de compartirles que Penka por segundo año consecutivo ha obtenido el distintivo ESR de Empresa Socialmente Responsable por parte del CEMEFI y AliaRSE principalmente por la labor que como empresa hacemos por el bien del medio ambiente y el bienestar de la sociedad que nos rodea.

¿Cómo reconocer una ESR?

Deben contar con el Distintivo ESR emitido por la CEMEFI y entre sus acciones se encuentran:

  1. Contribuyen en el bienestar de la sociedad.
  2. Se desempeña con base en un código de ética.
  3. Identifica las necesidades sociales y da soluciones.
  4. Respeta el entorno ecológico en cada uno de sus procesos de operación.
  5. Respeta los derechos humanos.
  6. Hace alianzas para la discusión de temas de interés público.
  7. Invierte tiempo y recursos en la comunidad.
  8. Identifica y ayuda a causas sociales.
  9. Promueve condiciones laborales favorables para la calidad de vida.
  10. Se involucra en programas de inversión y desarrollo social.

Invitamos a todas las empresas que realicen acciones que apoyen al bienestar de la sociedad, su entorno ecológico y a las causas sociales porque es apoyando a la comunidad que nos rodea como mejores beneficios podemos generar.

Por: Andrea Zambrano

Los plásticos sintéticos tienen un rol vital en nuestra vida diaria para diversas aplicaciones como en la industria alimentaria, automotriz, decoración, textil, entretenimiento, entre otras. Pero ¿Sabías que solamente en el año 2019 se alcanzó una producción de 368 millones de toneladas? Durante su manufactura, se genera la emisión de carbono y otros gases peligrosos, sin contar, que tardan cientos de años en degradarse.

Por esa razón, grandes esfuerzos se continúan realizando para reducir el uso de plásticos sintéticos y promover el uso de polímeros biobasados. Estos comprenden materiales poliméricos provenientes de fuentes renovables que pueden procesarse para diseñar productos similares al plástico sintético con las propiedades estructurales y funcionales deseadas para las aplicaciones.

Para esto, se esta valorando el uso de materiales conocidos como biocompuestos, en donde una de sus partes proviene de un material biológico y la otra es comúnmente un polímero sintético.

En años recientes, se ha incrementado el uso de fibras naturales en biocompuestos para diferentes aplicaciones. Estas pueden obtenerse de diferentes fuentes, como subproductos o desechos de la industria agrícola. Entre las ventajas del uso de fibras naturales, se encuentra su carácter ecológico, bajo costo, bajo consumo de energía y densidad, abundancia, son renovables, sustentables, amplia variedad, y sin contar que son respetuosos con el medio ambiente. Por lo que pueden utilizarse en diferentes compuestos, reduciendo costos y mejorando sus propiedades.

Las fibras vegetales pueden obtenerse de las hojas, tallos, semillas, frutos, raíces, pastos, paja de cereales y madera. Algunas de las fibras usadas son el bambú, el plátano, coco, henequén, piña, agave, yute, arroz, aguacate, naranja, abacá, caña de azúcar, entre otros.

Nuestros productos Penka están elaborados con PolyAgave. El cual es un compuesto biobasado de FIBRA DE AGAVE y polipropileno, disminuyendo la carga de material sintético. Nuestros productos tienen diversas ventajas, entre las que se encuentra la economía circular, reducción de emisiones de CO2 al ambiente y es un material reciclable y reusable. Te invitamos a conocer nuestra línea de productos!

Por: Andrea Zambrano

La producción global de los plásticos sintéticos de origen petroquímico se ha incrementado en las ultimas décadas. Sin embargo, el gran aumento en su aplicación en la vida diaria no ha sido acompañada de un buen manejo para su disposición o degradación, estimando que el plástico representa cerca del 54% de los desechos antropogénicos en el ambiente. Por lo tanto, la búsqueda de alternativas a este problema ha mostrado un gran interés en el desarrollo de bioplásticos.

La fabricación de bioplásticos ha tenido un crecimiento significativo, ya es común verlos en los supermercados y restaurantes. No obstante, aún existe confusión entre los términos usados para describirlos.  Esto es debido a que se asocia el prefijo bio a términos de biodegradabilidad, biopolímeros, compostabilidad, sostenibilidad, recursos renovables, entre otros.

Pero ¿Qué es un bioplástico? Es un polímero que posee al menos una de las siguientes características: 1) está elaborado con materias primas de origen biológico y/o 2) es biológicamente degradable. Con base en esto, los bioplásticos pueden ser clasificados en tres grupos: 1) Bioplásticos degradables de origen petroquímico, 2) Bioplásticos degradables de origen biológico y 3) Bioplásticos de base biológica no degradables.

Otra clasificación que se le da a los bioplásticos es como biodegradables y compostables. Los plásticos biodegradables son aquellos que tienen la habilidad ser fragmentados por los microorganismos en pequeñas partes hasta ser consumidos por estos. Por otro lado, los bioplásticos compostables pueden descomponerse en meses en compost (abono para el suelo rico en nutrientes) y no genera ningún residuo o toxicidad para la naturaleza.

Como se puede apreciar, existe una vasta literatura sobre el tema de los bioplásticos, sin mencionar el sin fin de aplicaciones en la vida diaria (cubiertos, artículos de limpieza, artículos de oficina, como parte de electrodomésticos, entre otros). Nosotros como consumidores, debemos revisar cada uno de estos productos y saber que es lo que estamos comprando. Un ejemplo, ¿Cuántas veces no hemos visto a personas tirar sus recipientes de comida rápida o cubiertos al suelo, simplemente porque son “bioplásticos”? Sin entender que, no todos los bioplásticos tienen la propiedad de ser biodegradables o compostados.

Nuestros popotes de Penka son biobasados y biodegradables siendo una excelente alternativa sustentable a los popotes de plástico tradicional. Estos productos ofrecen el mismo desempeño y, además, reducen la huella de carbono.

Por: Andrea Zambrano

Actualmente se encuentran algunas opciones de popotes ecológicos en el mercado, vamos a conocerlos.

Estamos de acuerdo en que antes de la pandemia de COVID 19 el uso de popotes era cuestión de gustos, hay quien le gusta usarlo, por diversos motivos (aunque hay bebidas que les va bien, como una margarita), o, también hay quienes prefieren no usarlo.

Pero en la actualidad es conveniente el uso de popotes, debido a la pandemía, y sobre todo en establecimientos públicos, como cafeterías, restaurantes, hospitales, eventos, etc.

Por todo lo anterior que se acaba de comentar, es importante que sepamos las opciones amigables con el medio ambiente que nos ofrece el mercado de los popotes.

Primero, podemos hablar de los popotes reusables, en donde podemos agrupar a los de acero inoxidable, vidrio y bambú.

En cuanto a sus ventajas es claro que por lo menos el acero inoxidable y el vidrio ofrecen limpieza y elegancia, no podemos decir lo mismo del bambú, por lo menos no tanto como los dos anteriores, ya que en veces liberan un ligero toque a madera, y por su heterogeneidad a veces hay que sorber fuerte.

Los de acero los puedes cargar en algún estuche y llevarlos a donde gustes, no así el de vidrio que seria un poco arriesgado portarlo por la naturaleza frágil del vidrio. Ambos son de material conductor térmico, no aptos para bebidas calientes.

Luego están los popotes de papel, con muchísimas mas desventajas que ventajas; ya que el papel por su alta desechabilidad y poca reciclabilidad (en la aplicación de popote) es altamente contaminante, sobre todo por el volumen que genera.

Otra gran desventaja es que su desempeño esta lejos de ser óptimo, es común que el popote se vaya debilitando rápidamente mientras lo usas.

La última opción que analizaremos, son los popotes de bioplásticos, sean biodegradables o biobasados.

Son popotes que actualmente encuentras en muchos lugares, de diversos materiales, tales como agave, almidón, madera, etc.

Sus ventajas son lo fácil de obtener en cualquier lugar, son ligeros y baratos.

En cuanto a sus desventajas, es importante mencionar que el que un popote este hecho con un bioplástico sigue teniendo un porcentaje de polímero común, aunque la tendencia de los productores es reducir gradualmente el uso de polímeros, el desarrollo de nuevas tecnologías seguramente nos ayudará a lograr esa meta.

También un dato a tomar en cuenta es que aunque un popote sea biodegradable no es apropiado desecharlo como cualquier residuo, ya que para que los materiales se degraden deben ser sometidos a ciertos factores ambientales como humedad, temperatura, presión, etc.

Por: Eduardo Rivera

Fotografía principal: unsplash.com / SWZLE

Te compartimos algunos datos relacionados con biodegradabilidad de los productos PENKA.

Lo más importante es partir de lo mas elemental, ¿que significa que algo sea biodegradable?.

La biodegradación es la disolución química de los materiales por bacterias u otros medios biológicos. El término se utiliza a menudo en relación con la ecología, la gestión de residuos, la biomedicina y el medio ambiente y es ahora comúnmente asociados con los productos respetuosos del medio ambiente que son capaces de descomponerse nuevamente dentro de los elementos naturales.

El material orgánico se puede degradar aeróbicamente con el oxígeno, o anaeróbicamente, sin oxígeno; y reacciona a ciertos factores medioambientales, tales como la luz del sol y la humedad del ambiente.

Un dato importante relacionado con el compostaje (que no es lo mismo que biodegradabilidad), es que para que un producto pueda migrar a composta, este debe ser procesado en instalaciones o rellenos especiales para dicho proceso.

En Penka elaboramos nuestros productos con materiales que estimulan la biodegradación, principalmente la fibra de agave, que es un elemento natural, abundante y sostenible; aparte de dar una apariencia genuina y agradable.

Los popotes biodegradables de agave Penka están fabricados en base a una resina, fibra de agave y aditivos que promueven la biodegradación de la resina base. Cumple con la norma ASTM 6954 que asegura que el producto se biodegrada en condiciones aerobias (en presencia de oxígeno).

La biodegradación se inicia cuando el producto esta en presencia de temperatura adecuada y radiación UV.

Al final del proceso de biodegradación el popote se convierte en moléculas oligómeras de bajo peso molecular que pueden ser consumidas por microorganismos. Los residuos de la biodegradación no afectan al medio ambiente.

Sobre el tiempo de degradación, es muy relativo, ya que como se menciona anteriormente, el material reacciona al oxígeno, a la temperatura y la humedad, dependerá de estos factores el tiempo de degradación.

Por: Eduardo Rivera

Imagen: Volodymyr Hryshchenko / unsplash.com

Día con día crece el número de establecimientos en todo el mundo preocupados por prácticas que reduzcan o nulifiquen el impacto al medio ambiente.

En el pasado (digamos 2010 para atrás), era común ir a una cafetería o a un restaurante y que, sin pedirlo, te sirvieran tu bebida hasta con dos popotes de plástico; igualmente era común mesas repletas de servilletas, que te sirvieran en platos desechables de unicel, cubiertos, cubiertos y más cubiertos de plástico.

El resultado de una comida o de una agradable tarde de café, aparte de una buena charla, era una cantidad considerable de residuos de un solo uso; multiplícalo por las mesas del lugar... por restaurantes... ¿preocupa no?.

Afortunadamente, para el medio ambiente y el manejo de residuos, las cosas han cambiado.

Ahora es común la reducción de uso de servilletas, e igualmente importante, servilletas de materiales de re uso. Es común que se compacten los alimentos y se sirvan en un solo plato, igualmente cada vez es mas frecuente ver establecimientos de alimentos supliendo popotes y cubiertos de plástico regular por popotes y cubiertos de materiales sustentables.

Algunas de las prácticas de sustentabilidad más usadas por parte de comercios de alimentos incluyen la reducción de desperdicios, la eliminación de materiales plásticos comunes y el consumo de alimentos locales y orgánicos.

Muchos establecimientos aspiran aun a mas, llegando al aspecto social, para ser negocios socialmente responsables.

En PENKA MR creamos una comunidad llamada CLUB PENKA, en donde con mucho orgullo mostramos las buenas prácticas de muchos negocios que han decidido tomar acciones a favor del medio ambiente, incluyendo el uso de productos PENKA.

Autor: Eduardo Rivera

Fotografía principal: Carolina Marinelli (@carocarom) / unsplash.com

En Penka elaboramos y comercializamos popotes, cubiertos y muchos otros productos fabricados con PolyAgave, pero, ¿Qué es el PolyAgave?.

El PolyAgave es un material desarrollado y patentado por BioSolutions; empresa mexicana fundada en 2010; que se desarrolló con la intención de crear un material bioplástico biobasado que fuera una alternativa sustentable a los plásticos tradicionales y que funcionara para distintas aplicaciones, tales como inyección, extrusión y soplo.

Existen varios grados y tipos de PolyAgave y se utilizan de acuerdo a la aplicación en la que serán utilizados por ejemplo: platos, vasos, cubiertos, artículos para el hogar, artículos de limpieza, tapas, artículos de decoración y hieleras entre otros.  Y actualmente lo utilizan clientes nacionaes e internacionales.

Los beneficios de utilizar el PolyAgave para estas aplicaciones son tanto para el medio ambiente como para el mercado y las empresas que lo utilizan:

Entre los beneficios al medio ambiente podemos enumerar la reducción de huella de carbono y huella hídrica -ya que los agaves no requieren agua de riego, solo el agua de lluvias para crecer-, así como también el uso de un desecho agroindustrial abundante, en vez de usar alimentos a los cuales se les extrae el almidón.

Los beneficios para el mercado también son importantes, ya que la apariencia de los productos hechos con PolyAgave es muy genuina, es claro y notable que dichos productos contienen una carga de agave, puedes estar seguro que un producto hecho con PolyAgave es un producto que contiene una carga vegetal. También es un producto innovador que ayudará a diferenciar tus empaques y productos de la competencia.

Finalmente es importante destacar que el PolyAgave es un bioplástico que se puede utilizar en la maquinaria actual de la industria del plástico, se puede pigmentar de cualquier color y se puede reciclar al final de su uso. Lo más importante es que es el primer bioplástico desarrollado y fabricado en México a partir de subproductos agroindustriales, un orgullo de la nación.

Eduardo Rivera

La historia de los popotes o pajillas viene desde hace más de 6000 años, pero, ¿Que más podemos saber sobre su origen y uso?.

Históricamente, los popotes mas antiguos de los que se tienen registro datan del medio oriente; se tienen registros de los sumerios, utilizando tallos de plantas. Igualmente se tiene registro de egipcios bebiendo cerveza con popote para evitar tomar las impurezas en el recipiente.

La evolución del popote ha sido drástica a través de la historia, comenzaron siendo herramientas para la caza, salud y la medicina, y fueron hechos con tallos, huesos y madera; posteriormente se migró a algunos metales para su elaboración, como el oro que utilizaban miembros de algunas realezas, la bombilla sudamericana para beber Mate.

Tradicional bombilla para beber Mate.

Ya en épocas mas recientes se comenzó a utilizar materiales mas baratos o sencillos de trabajar, como papel, cartón y plástico flexible.

El popote de plástico actual, como lo conocemos tiene su origen en Estados Unidos al igual que sus variantes, tales como los popotes agitadores, popotes flexibles, etc.

Los popotes se ofrecen como una alternativa sanitaria, para reducir el riesgo de tener contacto directo con recipientes como tazas, vasos, botellas que no han sido apropiadamente lavados, una opción de alto valor en restaurantes. Igualmente es altamente útil para personas mayores y con con problemas de salud que pudieran tener complicaciones para sorber directamente de un recipiente.

Igualmente son útiles para los niños, ya que ayudan a que no se ensucien mucho con los líquidos.

Por: Eduardo Rivera

Fotografía: unsplash.com

¿Has escuchado recientemente, o desde algunos años atrás, de productos hechos con residuos?, ¿Has escuchado de ropa hecha con fibras recicladas?, ¿O productos hechos con materiales sustentables considerados un desecho?, bueno, esta tendencia tiene nombre y apellido, se llama Economía Circular.

La Economía Circular es un movimiento global en el cual se pretende la reducción de materiales de nueva elaboración sustituyéndolos por materiales de reúso, reciclables y/o de fuentes sustentables. Los países pioneros en esta tendencia fueron Japón y Alemania, basados en la gestión de residuos 3R (reducir, reciclar, reutilizar); es una práctica muy ejercida en países desarrollados y por marcas globales.

Ejemplos sobran, por ejemplo hace algunos años el club Manchester United fue uno de los pioneros en utilizar materiales reciclados en sus uniformes, fue punta de lanza para que muchos más equipos voltearan a ver los beneficios de esta práctica. Igualmente la industria de la ropa en general, es común ver zapatos con suelas de caucho o plástico reciclado, o de residuos provenientes del mar, así como ropa hecha con fibras recicladas.

Otro ejemplo de una empresa que tiene conciencia en el impacto con el medio ambiente es José Cuervo® (cuya destilería es la más antigua de Latinoamérica). Sus acciones relacionadas con la Economía Circular es el uso de su subproducto de la elaboración del Tequila (el cual se denomina bagazo de agave) para aprovecharlo en una amplia gama de productos y materiales, tales como material para realizar compostaje, papel y actualmente popotes de agave. Es la mejor forma de hacer “circularidad” de una fibra de agave del campo, procesarla y que termine en tu bebida.

En PENKA® nos esforzamos día con día para trabajar y ser parte de este amplio grupo de empresas y negocios que tenemos responsabilidad con el medio ambiente; nuestros esfuerzos están enfocados en poder ofrecer una mayor cantidad de productos hechos con bagazo de agave e igualmente evolucionar a nuevas formulaciones con el fin de ser parte de la solución a los problemas ambientales que aquejan seriamente a nuestro planeta.

Por: Eduardo Rivera

Hoy en día, los seres humanos somos más conscientes y valoramos más a las empresas y productos socialmente responsables con nuestro planeta.

Según Nielsen, el 46% de los encuestados en el mundo dice estar dispuesto a sacrificar la marca para comprar productos amigables con el medio ambiente, y la gran mayoría (73%) menciona que definitivamente o probablemente cambiarían sus hábitos de consumo para reducir el impacto en el medio ambiente”1.

Gracias a esto, cada día existen más empresas que invierten en ofrecer productos amigables con el medio ambiente y se preocupan por informarlo a sus consumidores.

Existen distintos reconocimientos que diferencían/distinguen a las empresas del resto, que son muy valorados. Un ejemplo en México es el Distintivo ESR®, que acredita a la empresa ante sus públicos de interés, que asumen voluntaria y públicamente el compromiso de implantación y mejora continua de una gestión socialmente responsable, como parte de su cultura y estrategia de negocio.

 Las empresas que ganan este Distintivo brindan confianza y acreditan su compromiso con sus clientes, empleados, proveedores y accionistas.

En Penka® tomamos la decisión de diferenciar nuestros productos de posible piratería o malas prácticas al incluir el Distintivo PNK®, el cuál avala todas nuestras certificaciones y garantiza que es un producto patentado, original, biobasado, biodegradable, fabricado parcialmente con fibra de agave.

¿Cómo puedes identificar el Distintivo PNK®?

El Distintivo PNK® es una figura de diamante, con la imagen de un agave en el centro y las letras PNK. Hemos creado este distintivo para que todos nuestros clientes sientan la tranquilidad de que Penka respalda la calidad del producto ante sus clientes y que forman parte del #ClubPenka.

Es muy común que cuando un producto innovador y diferenciado se crea, al tiempo existan empresas que quieran copiar ese producto mediante “copias pirata” o de mala calidad, que en muchos casos ni siquiera tienen fibra de agave en su composición.

Para Penka® es muy importante proteger a nuestros clientes con nuestros productos de agave originales, patentados y de alta calidad. 

Cada día más empresas se unen a nuestra comunidad Penka®, consumiendo nuestros productos patentados, que incluyen el Distintivo PNK®.

Por: Ernesto J. Amescua

Fuentes:

  1. Nielsen, “Los Compradores Sotenibles Compran el cambio que quieren ver en el Mundo”, FMCG & RETAIL 30-01-2019

Nuestras Certificaciones

Suscríbete al boletín Penka® y recibe un cupón del 10% de descuento en tu primera compra

SUSCRIBIRME
Contáctanos

© 2021 Penka. Ecommerce por Gradvi.

SUSCRIBIRME
close-link
SUBSCRIBE
close-link
closearrow-circle-o-downchevron-downellipsis-v
Abrir chat
¿Necesitas ayuda con tu pedido?
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram